UA-67049947-1

7 mar. 2016

La "casta" de la izquierda


Existen. Están ahí, entre nosotros. Es algo aparentemente simple, llano y obvio que, sin embargo, solemos olvidar demasiado a menudo. La casta de la izquierda es una realidad. Todos la conocemos, está ahí. Izquierda Unida en sus partidos municipales está llena de ellos. Pablo Iglesias lo es, de lejos además. Puede que levante ampollas esta afirmación pero dejadme explicarme:

Pablo Iglesias es hijo de una abogada sindical y un inspector de trabajo. Su abuelo fue uno de los fundadores de UGT y....un momento, un momento. ¿Me estáis diciendo que el abuelo de Pablo fue uno de los fundadores de UGT y su hija acabó como abogada sindical? Oye, pues se lo habría ganado. Pura y total casualidad. De hecho todos sabemos que los sindicatos, como la mayoría de empresas privadas o los puestos que da el estado, funcionan con unos procesos de criba muy duros en los que poco o nada influye quién señala tu currículum con el dedo ni cuáles son tus apellidos. ¿De qué os réis? ¿No estáis de acuerdo?

Estudió derecho en la Universidad sin tener que compaginarlo con un curro de mierda para pagarse la carrera, pero eran otros tiempos. Las tasas no habían subido al nivel que están ahora. Dos años después de terminar derecho terminó ciencias políticas. Lo que se dice un representante del pueblo, alguien de la calle. Un representativo ejemplo más del resto de vecinos de Vallecas que tienen dos carreras… Encontró trabajo en CEPS precisamente por ser de izquierdas y haber militado en el Partido Comunista, entre otras cosas. No digo que no diera la talla, pero el que crea que mientras revisaban su currículo encontrar que fue militante de izquierdas no influyó es simplemente un necio.

No ha pagado alquiler en su vida pues vive en casa de su abuela y jamás ha salido de la universidad. Ahí entró tras terminar el instituto y ahí siguió hasta 2014. Sin catar jamás lo que es ser becario para un hijo de puta. Vamos, como cualquiera de la generación y pensamiento que dice representar.

Todos lo sabemos ya, de sobra además. La casta de la izquierda existe. Dejando de lado al señor Iglesias, siempre los hemos tenido enfrente. Son esos de tal partido o sindicato que no voy a nombrar que intentan irse del bar de mi colega sin pagar tras acogerles allí para una reunión, porque el simple hecho de que pisen su bar debería ser suficiente para él, pobre comunista que debería sentirse honrado de que los comunistas que han triunfado en el capitalismo le necesiten. Son aquellos que no se han manchado las putas manos en su vida pero se posicionan como “representantes del pueblo”. El pueblo no cobra 2.800 fijos + comisiones por lo bajini, hijos de la gran puta. Al pueblo no le pagan millones de euros por asesorar a ningún gobierno.

Seáis de izquierdas o no, sois pura casta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario